Vida y Terapia

BLOG

Tipos de concentrador de oxígeno

Tipos de concentrador de oxígeno - MGM

Los diferentes tipos de concentrador de oxígeno son equipos que se emplean en tratamientos para pacientes que han sido diagnosticados con insuficiencia respiratoria y que presentan problemas pulmonares, por lo cual deben acceder a oxigenoterapia.

En el mercado es posible encontrar una gran variedad de modelos de estos dispositivos, sin embargo, ¿cuántos tipos de concentradores existen a nivel general? En el siguiente artículo vamos a resolver esta inquietud y te mostraremos cómo puedes hacer la elección del indicado.

Concentrador de oxígeno: ¿Cómo funciona?

Hay que empezar por mencionar que el concentrador de oxígeno es un dispositivo médico que se emplea para apoyar a aquellos pacientes que cuentan con un nivel bajo de oxígeno en la sangre.

Para que esto suceda el concentrador de oxígeno funciona recibiendo el aire, posteriormente lo purifica y luego se encarga de distribuirlo. Antes de que el aire ingrese al concentrador, esté se encuentra compuesto por 80% de nitrógeno y 20% de oxígeno.

El concentrador se encarga de utilizar ese aire y hacer que salga entre 90 a 95% de oxígeno puro y tenga de 5 a 10% de nitrógeno. Es de esta forma, que el paciente podrá obtener la mayor cantidad de oxígeno puro posible para adelantar su tratamiento.

¿Tipos de concentradores de oxígeno y sus características?

Aunque es posible encontrar una gran variedad de modelos de concentradores en el mercado, como el concentrador de oxígeno everflo; solo se pueden reconocer dos tipos a nivel general, estos son: los concentradores estacionarios y los portátiles. A continuación vamos a detallar sus principales características:

Concentrador estacionario

Empezamos por este tipo de concentradores que suelen ser los más empleados tanto en centros médicos como en hospitales. Normalmente, lo utilizan aquellos pacientes que han sido diagnosticados con una enfermedad pulmonar de alta gravedad. Estos pueden llegar a proporcionar entre 3 a 10 litros de oxígeno por minuto.

Una de sus principales características y que muchas veces los hace menos funcionales es su peso, el cual se encuentra entre los 12 a los 16 kg, lo cual hace que sea más difícil de movilizar. Además, para su correcto funcionamiento se debe conectar a una toma corriente.

Concentrador portátil

Esta segunda opción suele ser más cómoda para los pacientes y ha tomado myor popularidad en los últimos años. Es una alternativa ideal para quienes no requieran altas dosis de oxígeno, pues llega a suministrar una media de entre 1 a 5 litros por minuto. Una de sus grandes ventajas es que se puede conectar en distintas fuentes de energía y posee una batería extraíble, ideal para cargar y llevar cuando se esté fuera de casa.

El concentrador portátil puede llegar a pesar entre 2 a 5 kg, lo que hace que sea fácil de cargar en una mochila, en la mano o llevarlo en el carro sin ocasionar incomodidad. Además, es un dispositivo bastante silencioso, perfecto para aquellos pacientes que deben realizar viajes constantes.

Concentrador de oxígeno: Factores para elegir el adecuado

Como lo hemos podido observar existen dos grandes tipos de concentradores de oxígeno, ahora queremos contarte cuáles son los factores que tendrías que considerar para hacer la elección del concentrador adecuado:

  • Facilidad para movilizar: según tus necesidades y ritmo de vida, deberías optar por aquellos concentradores que puedas llevar fácilmente cuando te encuentres fuera de casa.
  • Cantidad de concentración de oxígeno: revisa que este contenga un nivel de concentración de oxígeno entre el 87 y 99 %.
  • Nivel de ruido: debería estar entre 31 dB y 60 dB, valores que corresponden a una conversación en voz baja o normal en un entorno relajado y tranquilo.
  • Consumo de energía: generalmente suele ser bajo el consumo de energía de este tipo de dispositivos. Además, recuerda que también existen aquellos que funcionan por medio de batería.
  • Precio: revisa tu presupuesto y explora entre aquellas opciones que se ajusten a lo que puedes disponer.

Limpieza adecuada del concentrador de oxígeno

La limpieza del concentrador de oxígeno es fundamental para evitar posibles daños en su superficie o funcionamiento. Para llevarla a cabo es importante que tomes en cuenta algunas medidas de prevención, a continuación te compartimos la forma idónea de limpiar cada una de las partes de tu concentrador de oxígeno:

  • Empieza por coger un paño y humedecerlo con un poco de agua y jabón, luego tendrás que pasarlo por cada lugar de la superficie del dispositivo hasta que observes que has removido el mugre almacenado. Recuerda desconectar SIEMPRE el equipo de la toma corriente.
  • Para llevar a cabo la limpieza del filtro podrás emplear un detergente suave, posteriormente debes lavarlo con algo de agua limpia y dejar que se seque por completo.
  • En cuanto a las cánulas nasales, estas deben ser lavadas con mucha precaución en agua y jabón, y debe hacerse al menos en dos ocasiones durante la semana.
  • Los tubos deberán lavarse cada vez que percibas que se encuentran húmedos. Haz el reemplazo de los mismos por lo menos cada dos meses o cuando se muestran rígidos.

Cuidados que debes tener con el concentrador de oxígeno

Por último, es fundamental que tengas mucha precaución al momento de hacer uso de los concentradores de oxígeno. Para ello, es importante que tengas en cuenta ciertos cuidados que deberás tener con cada una de las partes del equipo, de esta manera, sin importar el modelo o tipo de concentrador, va a tener mayor durabilidad en el tiempo. Toma nota a continuación:

  • Utiliza únicamente la batería que viene por defecto con el concentrador de oxígeno. En caso que necesites una de repuesto deberás solicitarla con el distribuidor autorizado. No olvides que la batería tendrá que estar seca en TODO momento, si se llega a mojar o tiene contacto con el agua, tendrás que hacer el reemplazo inmediatamente.
  • Trata con delicadeza la caja del concentrador, evitando que sufra diversos golpes que puedan afectar su funcionamiento.
  • Procura que tanto el concentrador o cada una de sus partes no se encuentren expuestas en espacios donde exista un nivel alto de humedad. Esto podría generar daños al equipo o descargas eléctricas.

DEJA UN COMENTARIO

Marcelo Giralda Madariaga

Marcelo Giralda Madariaga

Posee estudios especializados en polisomnografía y medicina del sueño realizados en diferentes países como Estados Unidos, País Vasco, Alemania. Es miembro de la American Asociation of Sleep Technologist (AAST).

Posee una larga experiencia en la instalación y mantención de los laboratorios de estudios del sueño de las más prestigiosas clínicas y hospitales en Chile. Recibió formación técnica avanzada de Respironics Inc. y participó como asesor técnico de laboratorios de sueño en América Latina.

Más sobre el autor
Marcelo Giralda Madariaga

Marcelo Giralda Madariaga

Posee estudios especializados en polisomnografía y medicina del sueño realizados en diferentes países como Estados Unidos, País Vasco, Alemania. Es miembro de la American Asociation of Sleep Technologist (AAST).

Posee una larga experiencia en la instalación y mantención de los laboratorios de estudios del sueño de las más prestigiosas clínicas y hospitales en Chile. Recibió formación técnica avanzada de Respironics Inc. y participó como asesor técnico de laboratorios de sueño en América Latina.

Más sobre el autor
Shopping Cart
Scroll to Top