Conoce todo lo que MGM tiene para ti

/
/
Concentradores de Oxígeno

Concentradores de Oxígeno

Los concentradores de oxígeno permiten que se obtenga un constante flujo de aire enriquecido con oxígeno, un tratamiento bastante cómodo y rentable ya sea en el hogar o cuando se está fuera de este.

Representantes Philips Respironics MGM Productos Médicos
Busca tu producto:
Rango de Precio:
$3.000$4.150.000
Filtra por categoría:
Ver categorias
Filtra por marca:

¿Que es un concentrador de oxígeno?

 

El concentrador de oxígeno es un dispositivo médico que se encarga de comprimir el aire alrededor del paciente con el fin de que le llegue de una forma más pura. Es así que el concentrador proporciona oxigenoterapia a aquellos pacientes que requieren mantener un nivel de oxígeno estable en la sangre.

 

El concentrador es muy efectivo y se da de manera continua, y nunca suele agotarse el flujo de oxígeno mientras el compresor permanezca conectado a la toma corriente o la batería se encuentre cargada.

 

¿Cuál es la diferencia entre un concentrador de oxígeno estacionario y un portátil?

 

El concentrador de oxígeno portátil otorga una gran libertad para el tratamiento de pacientes que tienen un nivel bajo de oxígeno. Debido a que existe mayor comodidad para cumplir con actividades fuera de casa como ir al supermercado o a un centro comercial.

 

Además, los concentradores portátiles brindan una gran capacidad de proporcionar oxígeno purificado de forma continua, gracias a las baterías que alcanzan hasta más de 8 horas de duración.

 

El concentrador portátil es una gran alternativa para aquellas personas que desean salir de viaje o desplazarse durante largos trayectos, siendo un gran sinónimo de libertad y facilidad para movilizarse, por eso suele ser la opción más recomendada para personas que deben llevar a cabo este tratamiento en comparación con un concentrador de oxígeno estacionario.

 

¿Cómo funcionan los concentradores de oxígeno?

 

Los concentradores de oxígeno son dispositivos médicos que ayudan a las personas que tienen un nivel bajo de oxígeno en la sangre. Se alimentan enchufando el dispositivo a una toma de corriente o usando una batería. Si se utiliza una batería, deberá cargarla enchufándola a un toma de corriente en su respectivo cargador o concentrador. La mayoría de los concentradores también vienen con un adaptador para que pueda usar el dispositivo en vehículos mientras se transporta de un lugar a otro.

 

Un concentrador de oxígeno recibe aire, lo purifica y luego distribuye el aire recién formado. Antes de ingresar al concentrador, el aire está compuesto por un 80 por ciento de nitrógeno y un 20 por ciento de oxígeno. Un concentrador de oxígeno usa ese aire y luego sale entre 90 a 95 por ciento de oxígeno puro y 5 a 10 por ciento de nitrógeno. El nitrógeno se separa para brindarle al paciente la mayor dosis de oxígeno posible, ya que es difícil obtener ese porcentaje de oxígeno sin la ayuda de un dispositivo médico.

 

¿Cómo funciona un concentrador de oxígeno?

 

El proceso del concentrador de 5 pasos:

 

  1. Toma aire de la habitación.
  2. Comprime el oxígeno.
  3. Extrae nitrógeno del aire.
  4. Ajusta la forma en que se entrega el aire.
  5. Entrega el aire purificado.

 

Son muchas las partes que componen un concentrador de oxígeno de alto flujo. Un compresor y una serie de filtros son algunas de las partes principales. El compresor comprime el aire que se filtra en el concentrador y luego lo entrega en un flujo continuo de oxígeno.

 

El aire comprimido se mueve hacia los filtros. El filtro juega un papel importante, ya que es el dispositivo que elimina el nitrógeno del aire. Un material llamado zeolita, que es un cubo microscópico de seis lados con agujeros en cada lado, se encuentra en el filtro, esto es lo que elimina el nitrógeno del aire.

 

Existen usualmente 2 filtros dentro del concentrador. Después de que el aire es comprimido por primera vez en el concentrador, se fuerza al primer filtro. El oxígeno se envía al tanque de producto. Luego, el primer filtro se llena con nitrógeno. A continuación, se cambia el flujo de gas y el aire comprimido se mueve al filtro. El compresor del primer filtro se envía a la sala exterior y el aire del tanque de producto vuelve al filtro.

 

La caída de presión del primer filtro hace que se debilite el oxígeno, haciendo que la zeolita libere nitrógeno. El oxígeno y el nitrógeno vuelven a unirse y se liberan en la habitación como aire normal. Luego, el aire se comprime y se envía al segundo filtro donde el oxígeno se mueve a través de él al tanque. Todo el ciclo comienza de nuevo con el primer filtro después de unos segundos.

 

Otras partes importantes son el sistema de enfriamiento que evita que el concentrador de oxígeno portátil se sobrecaliente y la cánula nasal que administra el oxígeno purificado después de que el oxígeno ha pasado a través de todos los filtros. La cánula ayuda a mejorar la absorción de oxígeno.

 

¿Para qué sirve un concentrador de oxígeno ?

 

Un concentrador de oxígeno sirve para asegurar que el oxígeno se mantenga en niveles estables en la sangre de los pacientes, asegurando su continuo flujo. Es una alternativa bastante efectiva con tecnología avanzada, con lo cual se hace un gran ahorro de energía y se alcanzan niveles altos de rendimiento.

¿Médicos de qué especialidad pueden otorgar una prescripción para el uso de un concentrador de oxígeno?

 

Los médicos autorizados para suministrar un equipo para el uso del concentrador de oxígeno son los siguientes:

 

  • Neumólogo
  • Alergólogos
  • Cardiólogos
  • Médico internista
  • Neurólogo
  • Médicos broncopulmonares

¿Qué cuidados debo tener con mi concentrador de oxígeno?

 

Los concentradores de oxígeno suelen dividirse en cuatro partes que son las baterías, las cánulas nasales, la caja del concentrador y los filtros de partículas. Mencionamos esto, porque cada parte debe someterse a un cuidado especial, del cual vamos a hablar enseguida.

 

  • Se recomienda hacer uso únicamente de la batería que ha sido suministrada para el concentrador de oxígeno, en caso que se requiera adquirir una de repuesto, se aconseja consultar con un distribuidor autorizado. La batería debe permanecer seca en todo momento, en caso de que se moje a causa de un derrame o por contacto con la lluvia debe retirarse y reemplazarse por una nueva.

 

Otra recomendación que debe tenerse con la batería es en la temperatura, teniendo en cuenta que al utilizarse a niveles menores a los 5° C o superiores a los 35° C el periodo de carga puede variar, lo cual va a generar que se requieran cargas más continuas y que disminuya su periodo de vital útil.

 

  • Para las cánulas nasales, es recomendable que se haga su cambio de forma regular, teniendo en cuenta las recomendaciones que haga el personal médico. Los tubos no deberían tener una medida mayor a los 7 metros de largo.

 

  • En cuanto a la caja del concentrador, está se encuentra diseñada con materiales bastante resistentes, sin embargo, debe evitarse que sufran cualquier tipo de golpes que pueda afectar la carcasa. Además, es indispensable que se mantenga limpia y libre de residuos de polvo, para esto, se puede usar un trapo que sea preferentemente de algodón y se encuentre humedecido con agua.

 

  • Para el mantenimiento de los filtros de partículas, debe hacerse de forma periódica, al menos una vez a la semana para que el concentrador tenga un buen flujo de aire. Al retirar estos filtros deben limpiarse con agua y un detergente suave. Luego deben enjuagarse y secar al aire por completo antes de que se vuelvan a colocar.

 

Al momento de hacer el mantenimiento y limpieza a cualquiera de las partes del concentrador de oxígeno se debe evitar sumergir cualquiera de sus partes en agua o que se encuentren expuestos en lugares donde exista un alto nivel de humedad. Así se reduce el riesgo a descargas eléctricas o daños al dispositivo.

 

¿Cómo debo limpiar mi equipo concentrador de oxígeno?

 

Como todo dispositivo, debe tenerse mucha precaución con el mantenimiento y limpieza del concentrador de oxígeno. Así que sigue el siguiente paso a paso para evitar inconvenientes y daños en tu equipo:

 

  • Humedecer un paño o trapo con  agua  y jabón y pasarlo por toda la superficie del concentrador, siempre debe estar desconectado del tomacorriente.

 

  • Las cánulas nasales deben lavarse con jabón y agua al menos dos veces a la semana, y deben ser reemplazadas cada dos semanas. Para el caso de los tubos, estos deben reemplazarse al menos cada dos meses o cuando se encuentren rígidos, en caso que se encuentren húmedos deben lavarse de inmediato.

 

  • El filtro puede limpiarse haciendo uso de un detergente suave, enjuagar con agua limpia y secarlo completamente y volverlo a colocar.

Algunos concentradores de oxígeno disponibles 

En MGM contamos con una gran variedad de concentradores de oxígeno, por eso hemos seleccionado algunos de estos de los cuales te vamos a hablar a continuación:

 

Concentrador de Oxígeno Portátil Simplygo Mini

 

Es el equipo más pequeño y más liviano de la línea de productos de oxígeno Right Fit de Philips Respironics. Está diseñado y probado rigurosamente para ser confiable y duradero en entornos del mundo real.

 

Concentrador de Oxigeno Portatil Simplygo Philips 

 

Este concentrador es insuperable en cuanto a seguridad. Es un modelo que cuenta con una batería extremadamente larga y alarmas que indican alta frecuencia de respiración, detección de falta de respiración, falta de oxígeno, falla técnica del sistema, batería agotada y batería incorrecta.

 

Concentrador de Oxigeno Everflo Philips Respironics 

 

Es uno de los concentradores más pequeños y ligeros del mercado. Su diseño ergonómico y de líneas elegantes hace que EverFlo sea más fácil de guardar, mover y transportar que los concentradores convencionales.